¿Cómo elegir un intermediario de crédito inmobiliario?

Comparativa Productos

Utilidades
Otros

¿Cómo elegir un intermediario de crédito inmobiliario?
30 de noviembre del 2021 a las 11:01

El intermediario de crédito inmobiliario es una figura profesional que surge tras la Ley 5/2019, de 15 de marzo, reguladora de los contratos de crédito inmobiliario. Esta normativa, que deja como derecho supletorio la antigua Ley 2/2009 de 31 de marzo, por la que se regula la contratación con los consumidores de préstamos o créditos hipotecarios y de servicios de intermediación para la celebración de contratos de préstamo o crédito, define la figura del intermediario de crédito inmobiliario en su artículo 4. 5) de la siguiente manera:

«Intermediario de crédito inmobiliario»: toda persona física o jurídica que, no actuando como prestamista, ni fedatario público, desarrolla una actividad comercial o profesional, a cambio de una remuneración, pecuniaria o de cualquier otra forma de beneficio económico acordado, consistente en poner en contacto, directa o indirectamente, a una persona física con un prestamista y en realizar además alguna de las siguientes funciones (…):

  1. presentar u ofrecer a los prestatarios dichos contratos de préstamo;
  2. asistir a los prestatarios realizando los trámites previos u otra gestión precontractual respecto de dichos contratos de préstamo;
  3. celebrar los contratos de préstamo con un prestatario en nombre del prestamista.

Vendría a ser un subtipo del más general intermediario hipotecario (o bróker hipotecario en terminología más popular), que intermedia en operaciones hipotecarias con personas físicas que hipotecan un bien residencial.

Según la definición legal, para ser calificado de intermediario de crédito inmobiliario no basta con poner en contacto al cliente con un banco, sino que hay que ofrecer un servicio de mayor valor añadido, como recopilar la documentación e información precisa (expediente hipotecario), presentar la operación a los bancos que tienen producto y negociar, si cabe, las condiciones.

La profesionalización del sector de la intermediación hipotecaria

Si bien la intermediación hipotecaria lleva muchos años en España, no es hasta la publicación de la Ley 5/2019, trasposición un tanto descafeinada de la Directiva 2014/17/UE, que podemos hablar de un sector verdaderamente profesionalizado, con la supervisión del Banco de España, obligaciones de transparencia similares a los propios bancos y alta preceptiva en un registro público (Registro de intermediarios de crédito inmobiliario y prestamistas inmobiliarios).

Además, la irrupción de los negocios de intermediación hipotecaria esencialmente online (sector hipotech), que se ha disparado tras la pandemia de Covid-19, ha multiplicado la oferta de estos servicios.

7 pistas para elegir un intermediario hipotecario

En el comparador de intermediarios hipotecarios online que gestiona Futur Finances, que se nutre de las empresas con personalidad jurídica dadas de alta en el Banco de España, hay ya 269 registros.

Saber los parámetros a tener en cuenta a la hora de seleccionar uno de estos profesionales cobra máxima utilidad con una oferta tan amplia.

Los parámetros a estudiar antes de contratar un bróker hipotecario son:

  1. Su cumplimiento estricto de la legalidad vigente; podemos hacer una comprobación rápida inicial verificando que la empresa esté dada de alta en el registro del Banco de España (descargando un Excel).
  2. Además, la página web del intermediario de crédito inmobiliario nos dará mucha información útil a la hora de valorar su profesionalidad. Es importante que tengan en un enlace visible desde la home a sus condiciones generales de la contratación, identificado adecuadamente la empresa que gestiona la web, el identificativo de alta en el Banco de España, los servicios que ofrecen y, muy importante, el derecho de desistimiento de todo consumidor (14 días naturales como mínimo) y los honorarios que cobran.
  3. El contenido de la web y, muy relevante, del blog del intermediario, nos permitirán hacernos una idea de la calidad de los profesionales que hay detrás. También sus apariciones en medios de comunicación o portales especializados ayudan a conocer la empresa y su influencia.
  4. Los honorarios, o cualquier otra forma de remuneración como puedan ser las provisiones de fondos, deben estar bien explicitados tanto en la web, como en la información precontractual y contractual que pongan a disposición de sus clientes. Si bien es importante, no debería ser el único factor a tener en cuenta: la profesionalidad se paga.
  5. La experiencia es un grado: tanto de la propia empresa como del equipo de profesionales que nos atienden. Busca empresas con años a sus espaldas, que conocerán mejor el sector y tendrán más capacidad de negociación.
  6. Las redes sociales, especialmente LinkedIn, es una fabulosa herramienta para evaluar la formación de los empleados de la empresa. De nada sirve contratar una gran empresa si el profesional que gestiona nuestro expediente tiene la formación mínima exigida por Ley. A más cualificación, mejor profesional.
  7. Lo que dicen sus clientes: las reseñas online pueden estar edulcoradas, pero sin duda es una forma de hacerse una idea de la calidad del servicio del intermediario hipotecario. No está de más contactar vía redes sociales con algún cliente y pedirle referencias.

La firma de un préstamo hipotecario para financiar la compra de una primera vivienda es probablemente la decisión financiera más importante en la vida de una persona. Acertar no es cosa de suerte: los servicios de un profesional de la gestión negociación hipotecaria son una gran ayuda. Siempre que se elija a un profesional, claro está.

Pau A. Monserrat, economista y CEO de Futur Finances.



Anuncios

Última actualización: 23 de Enero del 2022