Compara tu inversión
¿Cuánto? 
¿Tiempo? 

Comparativa Productos
Desplegar/Replegar Menú

Utilidades
Otros

22 de junio del 2016 a las 10:07

Thomas Daly, “Managing Director” de Vivier&Co nos escribe para aclarar la situación legal de la entidad tras la reciente decisión del Tribunal de Apelaciones de Nueva Zelanda de revocar el fallo del año pasado del Tribunal Superior a favor de Vivier & Co que fue publicado en primicia por nosotros ayer.

Os dejamos literalmente:

Me complace tener esta oportunidad para dirigirme a la noticia publicada ayer en su valioso sitio web acerca de la reciente decisión del Tribunal de Apelaciones de Nueva Zelanda de revocar el fallo del año pasado del Tribunal Superior a favor de Vivier & Co. En primer lugar, es importante decir que Vivier & Co rechaza totalmente el razonamiento jurídico por el que el Tribunal de Apelaciones llegó a hacer la decisión que hizo el mes pasado, un rechazo compartido por abogados neozelandeses de mucha experiencia y conocimiento en temas de regulación gubernamental de empresas financieras. Creemos que dicho razonamiento es fundamentalmente erróneo.

En segundo lugar, informarles que tras el asesoramiento jurídico recibido de nuestro equipo de abogados y por otros más después del fallo del Tribunal, la junta directiva de nuestra empresa exploró detenidamente la posibilidad de recurrir el mismo al Tribunal Supremo de Nueva Zelanda. Lógicamente, la presentación de una apelación ante el tribunal más alto del país conlleva costes económicos, tiempo, dedicación y la diversión de muchas horas de trabajo de una plantilla de personal esencialmente requerida para realizar las funciones clave de la empresa sin distracciones. Tras unas semanas de profunda reflexión sobre la cuestión de recurrir o no y las implicaciones para las funciones clave de la empresa de una decisión de proceder con una apelación, dicha junta llegó a la conclusión que el mejor interés de la compañía dictaba que no recurriese. Esta conclusión no significa en grado alguno que la junta de Vivier & Co no creyese en su propia causa o en la legitimidad de los argumentos jurídicos que hubiese empleado ante el Tribunal Supremo, sino que por razones pragmáticas y en el interés de nuestros valiosos clientes, que son una fuente de aliento para afrontar las dificultades que nos surgen a menudo, era mejor no proceder a recurrir.

En tercer lugar, destacar que la decisión de Vivier & Co de no recurrir ha sido reivindicada por nadie menos que la propia Autoridad de los Mercados Financieros de Nueva Zelanda (‘la FMA’), que ha escrito a Vivier & Co para confirmar que la empresa está libre de continuar sus actividades financieras en Nueva Zelanda igual que antes del fallo del Tribunal de Apelaciones. Sí, eso lo ha leído correctamente. El mismo organismo que hizo tanto por eliminar a Vivier & Co del Registro de Proveedores de Servicios Financieros de Nueva Zelanda, con un coste público significativo, ha sido el que nos ha notificado oficialmente que podemos continuar a operar, que no hace falta que nuestra empresa esté registrada y, para colmo, que ni tampoco hacía falta que estuviera registrada durante los últimos años. Es decir, que lo único que ha conseguido la FMA es (1) que se nos diera de baja de un registro en el que nunca teníamos que estar dada de alta y (2) que se nos diera mucha publicidad gratuitamente, por la que le expresamos nuestra más sincera gratitud.

Aparte de lo antes mencionado, aprovecho la ocasión para indicarles unas imprecisiones que he encontrado en su reciente reportaje sobre Vivier & Co:

1. A pesar de los esfuerzos de la FMA de tachar a Vivier & Co como una empresa fantasma, igual que hizo en 2015 a un cierto número de empresas que intentó eliminar del Registro de Proveedores de Servicios Financieros, Vivier & Co siempre ha rechazado contundentemente esa calificación y defendido su condición de empresa con pleno funcionamiento desde su centro de operaciones en Auckland, Nueva Zelanda, de tal manera que nunca podría calificarse de empresa fantasma ni mucho menos. El hecho de que nuestra empresa tenga representantes repartidos por los cinco continentes nunca podía y nunca puede quitarle a Auckland la importancia que tiene desde el punto de vista operativa de nuestra empresa, más bien, es indicativo del alcance global que ha conseguido tener Vivier & Co por todo el mundo a pesar de los intentos de la FMA de agruparnos con otras empresas que sin duda utilizaban el nombre de Nueva Zelanda como una bandera de conveniencia. Para que conste, sigue Vivier & Co ejerciendo sus más vitales funciones desde Auckland, Nueva Zelanda.

2. Para que quede bien claro una vez por todas: Vivier & Co nunca tuvo y no tiene ningún vínculo con ningún fraude fiscal, ni en Gran Bretaña ni en ninguna otra parte. El artículo del sitio web neozelandés a que hacen Uds. alusión es fundamentalmente defectuoso por la siguiente razón, la que demuestra la falta de experiencia y de capacidad investigativa del periodista que lo escribió que sin duda copió la noticia de otra parte: el caso es que la empresa que cometió el fraude no era Vivier & Co; que el fraude fue investigado por las autoridades y fuerzas policiales de Gran Bretaña; que la investigación llegó a identificar a un individuo relacionado con el fraude; que tal individuo fue procesado y condenado a prisión, cuando las autoridades decidieron cerrar el caso contra el individuo y contra la empresa implicada en el fraude; que las autoridades fiscales de Gran Bretaña, después de recobrar cuanto pudieran del dinero defraudado, hizo la decisión de poner en venta la empresa que había sido sujeta a la investigación; que Vivier & Co adquirió dicha empresa, libre de toda mancha delictiva y de toda carga pecuniaria. Después, unos llamados periodistas, de una cierta índole, querrían establecer un vínculo, que no existía, entre el fraude perpetrado y Vivier & Co. Como ha quedado explicado, tal vínculo ha sido una fantasía creada por personas que no tienen interés en los verdaderos hechos.

Por último, en respuesta a sus comentarios sobre el alto riesgo de invertir en Vivier & Co, permítanme invitarles a tener la experiencia de abrir una cuenta con nosotros con nada más de 6.000€, tan poca cantidad de dinero que ni la echaría en falta si, que Dios no permita, quebrara la empresa, lo cual es poco probable. Con esta mínima cantidad, evitarían pagar cualquier tipo de comisión u otra carga, ya que el mantenimiento de la cuenta sería gratis y le reembolsaríamos cualquier pago que le cargara su banco para la transferencia de los 6.000 € a Vivier & Co. Además, el reembolso de su dinero a su cuenta en España correría a nuestro cargo. Podrían ver cómo pagamos los intereses brutos cada semestre, cómo puede crecer su depósito si los intereses se reintegran al mismo y podrían conocer de primera mano lo fácil que es abrir una cuenta con nosotros, para poder describírselo a sus muchos lectores. Por favor, no duden en contactar conmigo, o directamente con la sede en Nueva Zelanda, si les intriga hacer esta interesante prueba.

Ruego tengan la bondad de publicar esta respuesta a su reciente reportaje sobre Vivier & Co para el beneficio de todos los prestigiosos lectores de su renombrado sitio web.

Como siempre, muchísimas gracias de antemano por su cortesía y amabilidad.

Un saludo cordial,

Thomas Daly

Respuesta

El depósito de Vivier&Co es de alto riesgo por 2 razones fundamentalmente:

  1. Carece de FGD. En Europa cuando un banco quiebra, dicho FGD cubre hasta 100.000€ por persona.
  2. Por desconocimiento. Hemos conocido esta noticia 1 mes después de los hechos. No es lo mismo hacer un depósito aquí en España que estamos al día de todo lo que ocurre.

En cuanto a la noticia del fraude, sólo lo hacemos mención, pero como es lógico no tenemos información suficiente para hacer una valoración.

¿Invertir o no en Vivier&Co? Eso debe de valorar cada uno, poniendo en la balanza “la alta rentabilidad frente al alto riesgo”.

NOTA: No acusa usuarios de rankia.com por publicar los depósitos de Vivier&Co y que nos beneficiarnos por publicidad encubierta.

1. Nosotros publicamos todo lo que existe en el mercado, con sus bondades y sus defectos. Si existe un depósito de alta rentabilidad, se publica. Si el depósito es de un banco poco solvente, se publica y lo avisamos.

Si filtráramos por lo poco solvente de un banco o por lo sospechoso que puede ser un banco, estos años de atrás, la inmensa mayoría de los depósitos de los bancos no habrían aparecido en nuestras listas.

Incluso también publicamos información sobre las preferentes, los pagarés de Nueva Rumasa, y acto seguido avisamos del alto riesgo y que finalmente se ha demostrado que eran un timo.

Creemos que cuanto más esté informado nuestros usuarios, mejores decisiones pueden tomar. Ocultar productos lo único que se consigue es que haya gente que no sepan nada de estos productos y si alguno los encuentran, se crean que buenos productos sin información de sus defectos.

2. Que nos lucramos por publicar los depósitos de Vivier&Co, es un chiste. Nuestros ingresos proviene exclusivamente de Google Adsense.

Nos hace gracia que esa acusación provenga de esta web, donde sus responsables, el pasado mes de “julio de 2015” tuvieron intercambio de emails con Beatriz Prieto, Colaboradora del Gerente Regional de Europa Occidental para que le elaborara la descripción de los depósitos de Vivier&Co y que el banco nos hizo llegar para que lo publiquemos.

Además en dichos emails, los responsables, hablan de una factura que les han enviado a Vivier&co y que confirman que ya les había pagado.

La factura no lo tenemos, pero sí que nos envió una captura de la campaña publicitaria que Rankia le hizo en su día con “visibilidad en todos los países” donde está presente dicha web.:

Estos emais eran firmados por “Joan Buigue”, “Miguel Arias” y “Enrique Valls Grau”.

NOTA DE AGRADECIMIENTO:
Agradecemos a quarter, de inverforo, por avisarnos de este hecho por el que hemos tenido la oportunidad de defendernos con estas líneas de las acusaciones.

19 Comentarios
  • por antaoze 23 junio, 2016 a las 9:42

    Primero y ante todo, dar las gracias a este foro y a tucapital por las informaciones tan veraces e importantes que son para nosotros “los ahorradores”, por supuesto que molesta y mucho a estas empresas o entidades, porque la información es poder, y los ahorradores con estas armas, empezamos a tener mucha más cultura financiera, y por lo que he leído en tucapital.es en la nota que envía Vivier&Co les invita a tener la experiencia de abrir una cuenta de 6000€, que total, es tan poca cantidad de dinero, que ni la echaría en falta. Señor mío, para mí 6000€ es 1 millón de las antiguas pesetas, para un ahorrador que en toda una vida de trabajo puede ahorrar, a lo mejor 200.000€ es toda su vida, (ya sé que muchos ganan esa cantidad al año, pero no creo que esos sean los ahorradores),y no podemos dejarlos en manos de cualquiera. Por eso, sigo diciendo que sigáis así, porque gracias a vosotros podemos tomar mejores decisiones, para lo que tanto nos cuesta. Un abrazo.

  • por Cliente de Vivier 14 julio, 2016 a las 16:00

    En primer lugar gracias por la información. He seguido el caso de Vivier desde hace tiempo y os quiero contar mi experiencia y algunas dudas.

    En segundo lugar, si os pagase Vivier&Co como dice alguno, estarían tirando el dinero, porque todos vuestros mensajes sobre Vivier advierten del alto riesgo, y disuaden bastante de acercarse al producto.

    En tercer lugar, y pese a lo anterior, yo contraté un depósito de 15000 euros a tres meses y me han devuelto mi capital más 112.88 euros de intereses. Todo según lo pactado. No he tenido broncas, ni conductas sospechosas, ni comisiones sorpresa, ni escándalos de fraudes con preferentes ni cosas raras de las que vemos en España, incluso en cajas de ahorros próximas a nuestrso pueblos de toda la vida, que al final te la clavan.

    Los problemas que yo he tenido con Cajamar, y que otra gente ha tenido con bancos similares y españoles (todos conocemos a alguien que se queja de su banco ¿verdad?), no tienen porque repetirse o multiplicarse si uno va con su dinero al extranjero. Hay países donde se trabaja bien, y entre ellos España por supuesto. Yo tengo cuenta con ING y no tengo ninguna queja con ellos.

    Pero una cosa es cierta. Vivier no está cubierto por ningún fondo de garantía, como sucede en Europa. Ese es básicamente el riesgo a mi modo de ver. Estamos acostumbrados a que el estado garantice los fondos de los ahorradores, pase lo que pase, el estado paga, y así yo me puedo despreocupar de donde pongo mi dinero porque al final alguien me lo devolverá (esa es la teoría al menos, luego es más complicado en la práctica).

    En Nueva Zelanda tenían el mismo sistema, y se hartaron de rescatar bancos que no se preocupaban mucho de quebrar porque al fin y al cabo, Papá Estado se haría cargo de los clientes. Ahora lo que hacen, si el banco está en quiebra, es ir a por los socios capitalistas, y después si sigue quedando alguna deuda, a por los clientes ahorradores. De esa manera el riesgo de una posible quiebra, que existe como en todo, no recae totalmente en el contribuyente abstracto que nunca tuvo nada que ver con ese banco, sino en el dueño del banco, y subsidiariamente y hasta cierto límite, en el inversor o ahorrador que confió en ese banco.

    Personalmente me parece un precio razonable que pagar por confiar mi dinero a una entidad financiera que está lejos de mi país, y que no tiene garantía del Estado, pero que me da una rentabilidad hasta más de 10 veces (y más) de lo que me dan en mi banco. Pienso que con lo poquísimo que te dan en España, aun cayendo el banco en Nueva Zelanda, después de todo el proceso judicial (que aquí durá años y que allí sería cuestión de días y sin necesidad de ir a juicio) todavía obtendría más dinero que habiéndolo metido en un depósito al uso de España.

    Detrás de toda esta lógica que busca hacer que tanto accionistas como clientes sean algo más responsables, es donde se ubica todo el tema del juicio que Vivier ha perdido finalmente. No es un escándalo por algún fraude, engaño o producto bancario tóxico. No. Es que el gobierno quiere que el cliente no se lleve una falsa impresión de una compañía registrada en Nueva Zelanda, por el solo hecho de estar registrada allí, aunque realice toda su actividad offshore (en el extranjero). Por eso han expulsado del registro de proveedores financieros a Vivier&Co (junto con decenas de otras empresas). Ninguna de ellas ha sido denunciada por nadie. Simplemente quieren que no se beneficien de la buena reputación de Nueva Zelanda, si se van a dedicar a hacer todos sus negocios fuera del país. Máxima transparencia y evitar equívocos, esa es la intención, y me parece muy buena.

    Lo malo es que ahora todo ha quedado muy confuso, porque tras el juicio en el que se admite la apelación del FMA contra Vivier, resulta que Vivier ha sido expulsada de un registro, pero todavía consta en otro que le permite seguir haciendo lo mismo que hacía antes. Es más, en la página del registro del que ha sido borrada Vivier, se advierte que:

    “El hecho de estar registrado en el FSPR no significa necesariamente que la FSP esté autorizada o regulada en Nueva Zelanda o en cualquier otro lugar” https://www.business.govt.nz/fsp/

    O sea, que era obligatorio para Vivier estar registrado en el dichoso registro (FSPR), y sino la multaban, pero cuando te expulsan del registro puede seguir haciendo lo mismo, como si nada hubiese ocurrido.

    Entonces la pregunta es ¿para qué servia estar en el registro del que ha sido borrada? ¿Todo este follón de juicios y apelaciones solo por permanecer en un registro que no te permite ni te prohibe hacer tus negocios? ¿solo era una cuestión estética?

    La actividad offshore no está prohibida ni es ilegal necesariamente, al igual que una cuenta en Suiza no tiene por qué ser opaca ni evadir impuestos aquí. Pero todo este follón de registros para arriba y registros para abajo resulta inquietante. Especialmente en lo que se refiere a la jurisdicción aplicable. Cuando contratemos un depósito, ¿qué legislación sería aplicable? Porque en la documentación se dice claramente que es la de Nueva Zelanda, y no sé si algún experto en derecho internacional privado me corregirá pero debería respetarse lo pactado en contrato.

    Sin embargo, he leído declaraciones del gobierno un tanto confusas que afirman que si una entidad neozelandesa hace sus negocios en un tercer país, la ley que se aplicaría sería de la ese otro país. Y eso genera mucha inseguridad, porque en caso de que Vivier se hundiese o sucediese algún problema, el cliente estaría expuesto a una legislación de la que nunca supo nada, ni nada firmó. No sé si eso es posible, la verdad.

    “Where a NZ registered company is operating overseas, it will be subject to the laws of that jurisdiction.”

    http://www.interest.co.nz/news/82083/global-footprint-shonky-nz-companies-trusts-financial-service-providers-building

    A mi modo de ver, si esto es verdad, se estarían cargando el sentido del negocio offshore para no residentes, que repito, no es ilegal ni implica evadir impuestos.

    Para terminar diré algunos defectos de Vivier, ya que aunque estoy contento en general, no son perfectos. Uno de ellos es que no hacen muchas declaraciones públicas. O yo no las veo. Sería deseable que cuando todo esto del juicio estaba pasando, pues que enviaran una carta o un mail informando a sus clientes, tanto cuando iba bien, como cuando iba mal.

    También sería deseable que Vivier nos dijese si el volumen de dinero que maneja de los depósitos supera los 6 millones de euros (que es el valor por el que tiene contratado el seguro). Y ya puestos, también podría hacer que la entidad aseguradora hiciese público dicho seguro, por aquello de comprobar las fuentes. Así como la carta que dicen haber recibido de la FMA (según dicen en el mensaje que habéis publicado aquí en tucapital.es).

    También dijeron que pondrían un servicio online para poder operar con claves y tal, porque hasta ahora el cliente depende del mail y del teléfono.

    En resumen, que no creo que sean sospechosos de nada, solo de tener un negocio para no residentes en Nueva Zelanda mucho más competitivo que los tradicionales que conocemos, y cuyo único problema es que están en un país con una legislación que les aprieta los tornillos hasta límites con los que aquí ni soñamos.

    Si en el futuro se descubre que sus dirigentes son unos aprendices de Rodrigo Rato, me habré equivocado como tantos españoles, y a mi juicio, con mucho menos riesgo pues el mío no es un producto tóxico ni operación compleja, sino un simple depósito en Euros.

    Un saludo

¿Comentarios?

Última actualización: 21 de Octubre del 2017